Acerca de la paz y la guerra

publicado en: Política, Sociedad | 0

Mientras en Armenia los eslóganes de construcción de la paz y las intrincadas divisiones internas comunitarias se multiplican, en el vecino Azerbaiyán se realizan ejercicios militares unos tras otros. Los intentos de producir divisiones entre los nuestros y los suyos, los blancos y los negros, los gharapaghtzí y los de Armenia evidentemente debilitan las fuerzas de la sociedad, mientras sin ocultarlo, Azerbaiyán se prepara para la guerra.

Un divisionismo semejante para un estado y su pueblo que se encuentran en medio de una guerra no finalizada, es peligroso y va acompañado de la generación de nuevos riesgos y amenazas para la seguridad nacional. Esta situación es muy bien entendida y “apreciada” por nuestros acérrimos enemigos, haciendo que los ejercicios militares conjuntos turco-azerbaiyanos sean cada vez más frecuentes.

Por nuestra parte, buscamos enemigos entre nosotros; incluso intentando acusar de cualquier tipo de traiciones y conspiraciones al liderazgo político-militar de Artsaj. Al mismo tiempo, se intenta disminuir el mérito de los militares y generales que han participado y vencido en la guerra, presentándoles varias acusaciones no verificadas especialmente en las redes sociales, cuyas actividades se rigen por estructuras falsas.

Simultáneamente, también se desarrolla en Najichevan otro ejercicio militar regular turco-azerbaiyano titulado «Hermandad indestructible-2019». A fin de poder realizar esta operación fueron llevadas tropas turcas al territorio de Najichevan.

Recordemos, que este es el cuarto entrenamiento militar organizado por Azerbaiyán en los últimos dos meses y medio. Han participado en ellos cerca de 40.000 soldados, diferentes tipos de vehículos blindados y las fuerzas aéreas. Los ejercicios militares conjuntos de Azerbaiyán y Turquía están signados por su naturaleza anti-armenia; este hecho no sólo no se oculta, sino que también es objeto de propaganda por los medios masivos de comunicación de ese país.

Diferentes organizaciones sociales que operan en Armenia son financiadas por varias estructuras occidentales dedicadas a predicar la paz, el desarme y el derrotismo… En esta situación, necesitamos, hoy más que nunca, unión y armonía para resistir las posibles incitaciones del enemigo y mantener las bases sólidas del estado.

La paz se crea y se mantiene sólo a través de un ejército poderoso y combativo. Y para eso, es imprescindible el apoyo mancomunado y firme del pueblo armenio a las fuerzas armadas, y a los soldados y oficiales que prestan allí su servicio.

Es hora de estar atentos y, mediante la unión nacional, establecer que responderemos a las posibles provocaciones del enemigo unánimemente y con el poder de todos los armenios.

Fuente: https://haydzayn.com/es/page/xaxaxoutyan-ou-paterazmi-masin

Dejar una opinión