Un armenio suelto en el fútbol Argentino.

publicado en: Deporte | 0

Arman Avetisyan es un joven armenio que arrimó a la Argentina con único propósito, LA PELOTA.

En octubre de 2015 pisó suelo argento como casi la totalidad de los armenios, sin saber el idioma. Su sueño de poder ser jugador de fútbol comenzó desde pequeño. A los 7 años empezó a jugar en el club Academy de Erevan, unas de las Instituciones formativas de excelencia de la Capital Armenia, allí jugó hasta los 16 años, luego emigró a Rusia para poder lograr un progreso mejor pero solo jugó 3 meses en el Club CS Tiba, para luego volver a su tierra natal.

En su mente la única idea siempre seguía siendo la de perseguir su sueño y como se acercaba el momento de tener que entrar en el servicio militar de Armenia, y donde la única forma de poder salvarse de eso era la de ser jugador profesional, que hasta el momento no lo lograba, tuvo que volver a emigrar para seguir con lo suyo… El fútbol.

Así llegó al país, el país del fútbol, al menos de esa forma se lo habían mencionado a el. Se albergó como muchos armenios en la calle Libertad y empezó a trabajar en el rubro de fábricas de joyas, y unas semanas mas tarde daría inicio a su carrera futbolística en Argentina.

“ Un amigo me presento a una persona del Club Deportivo Armenio, Marcelo Papazian, quien ahora ya se convirtió en un amigo, me hizo entrar en Armenio, casi sin saber hablar el idioma me levantaba todos los días a las 5 de la mañana para estar a las 7:30 en el estadio en Ingeniero Maschwitz, me iba hasta plaza Italia de ahí tomaba un colectivo hasta Maschwitz y de ahí otro colectivo mas hasta la entrada del Estadio” declara Arman, quien el mismo se sorprende del sacrificio asumido.  Luego agregó: “Durante mi primer año del Deportivo Armenio no podía ficharme, como no tenía documento no podía disputar los partidos, durante todo ese primer año solo iba a entrar y con Marcelo intentamos miles de cosas para poder conseguir los trámites de documento o al menos lograr el fichaje. Hasta que al año siguiente ya cumplí  18 años y la AFA me autorizó el fichaje, también con gran ayuda del Club.”

Después de 2 años en Deportivo Armenio, Arman decidió probar suerte por otro lado, ya que le estaba resultando bastante pesado lo de entrenar y llegar corriendo para seguir trabajando en el taller de joyería hasta las 18hs y seguir en su casa trabajando hasta las 23hs.

Pasó por el Club Chacarita durante un año, hasta que a principios de 2019, Marcelo lo volvió a contactar para proponerle jugar en el Club Yupanqui, Una Institución social y deportiva que cuenta con fútbol afiliado a AFA que milita en la última categoría del fútbol argentino, la Primera D.

Actualmente no cambió mucho la vida de Arman, se levanta a las 6 AM, para estar a las 8 en el predio de entrenamiento del Club Yupanqui, en donde está jugando en la 4ta división  con muchas posibilidades de lograr el tan ansiado debut en la primera categoría de un Club

Dejar una opinión